Los parroquianos del Tremendo piden a Europa una “quita de la roncha”

Tras las últimas noticias venidas desde Grecia, sobre una posible quita de la deuda a su gobierno, una ola de esperanza invade las tascas de la ciudad. En concreto, son los parroquianos del celebérrimo bar Tremendo de Santa Catalina, los que han visto un paralelismo en dicha situación, para solucionar de una vez por todas sus “ronchas” milenarias.

Fue ayer sobre las tres de la tarde, con 40 grados a la sombra y una ingesta de tanques de cerveza fuera de lo normal, cuando la parroquia del Tremendo se vino arriba. Salía el premio Nobel de economía, Paul Krugman, en la tele del bar analizando las consecuencias del ‘No’ griego a la troika, mientras sugería una quita de la deuda al país heleno. El ambiente en el Tremendo resultaba irrespirable, ya que la señora dueña de la tasca había jurado que ya ni fiaba más a nadie “esto no es la beneficiencia ¡pedidle la cerveza al chino, si tenéis cojones!”

En ese momento y seguramente inspirado por Krugman, un exsindicalista de construcciones Aeronáuticas que estaba muy a gusto, encendía a la concurrencia reivindicando una  “quita de la roncha, una auditoría de la tiza o algo”, que les permitiera seguir bebiendo. La parroquia del Tremendo, que estaba sequita, estalló en cánticos populares y griterío vario; un auténtico ‘brain storming’ que los llevó a manifestarse ante el Bar Europa, por aquello del nombre. Antes se habló de llevar la protesta a los consulados de Francia o Italia en la Plaza de Santa Cruz, pero el Lorenzo no lo permitía. Fue este mismo personaje, el tal Lorenzo, el que se encargó de disolver en escasos minutos la manifestación de los parroquianos del Tremendo, a base de lipotimias radioactivas.

“Yo tengo cuenta aquí desde que nací” señala a Sevilla Today, Minervo de la Fresca, un lugareño octogenario de los que llegó a manifestarse cerveza en mano: “Es más, mi padre me dejó su roncha hace 40 años, que yo tuve que asumir” –apunta De la Fresca “porque esta era impagable para cualquiera que tuviera dos dedos de frente y un gañote como un usillo viejo. No hay derecho, hombre

Un comentario sobre “Los parroquianos del Tremendo piden a Europa una “quita de la roncha”

Comentarios cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies