Despiertan a un señor que llevaba 3 años dando vueltas en el C-4

“Miró para los lados y dijo ¿todavía vamos por la Resolana?” esa fueron las primeras palabras del ‘viajero durmiente’ –como ya es llamado por el pueblo sabio- tras ser despertado después de un largo viaje orbitando la ciudad de Sevilla. “Luego hizo tres ruiditos de sobeta, dijo ‘pero qué agustito estoy’ y se dio la vuelta”  así explicaba el inspector de la TUSSAM, Terencio Tepico, el encuentro con Miguel Ángel Oreja, un señor de unos 45 años que llevaba dormido en un asiento de atrás del autobús circular  C-4 desde hacía la friolera de tres años.

Cuando el inspector se disponía a despertar a Oreja entraba dentro de los episodios habituales entre inspector y usuario que viene de borrachera. Sería todo muy normal si no fuera porque Oreja, el viajero durmiente, tenía una barba de 3 años donde asomaba una familia de topos, le brotaban jaramagos de las botas y las ingles, y desprendía ese olor característico de alguien que ha hibernado durante demasiado tiempo: “puro almizcle” señala Tepico.  Además, una vez se le pudo extraer el carné de identidad del bolsillo trasero del pantalón, se descubrió que el viajero Oreja se hallaba oficialmente desaparecido desde marzo de2012.

Cuando se pudo despegar al polizón yaciente con una palanca de Construcciones Aeronáuticas, se bajó al hombre al parque de Los Perdigones donde le dieron una vueltecita. Otra más. El viajero Oreja, acompañado de una comitiva de curiosos y de hermanitas de la Caridad que lo embadurnaban en zotal, se paraba cada minuto para besar el suelo que pisaba, regar sus jaramagos o para protagonizar alguna falsa escapada hacia el C4 que lo acogió durante tanto tiempo.

Si bien las alegrías del hombre destroncado del C4 han durado poco, ya que TUSSAM, la compañía que lo hizo orbitar durante tres años, le reclama más de 50.000 euros por los bonobuses sin transbordo que Oreja, the traveller, nunca apoquinó.

9 comentarios sobre “Despiertan a un señor que llevaba 3 años dando vueltas en el C-4

  • el 13 agosto, 2015 a las 1:57 pm
    Permalink

    Eso no me lo creo x dos cosas. La primera ni una persona duerme tanto xq sino estaría en coma, y la segunda xq cuando los conductores guardan x la noche los autobuses en el garaje q los guardan cuando terminan d hacer el recorrido supongo q lo revisan.

    • el 8 julio, 2016 a las 12:02 pm
      Permalink

      Pues yo sí me lo creo.Sí pasa,en Sevilla,sí.Aquí cualquier cosa,es posible.Ésto no hubiera podido pasar,por ejemplo en Barcelona(mí ciudad natal) porque el.conductor hubiera,despertado al bello durmiente en la,segunda vuelta para,cobrarle el viaje.Ni hablar de,esperar tres años.

  • el 14 agosto, 2015 a las 10:57 pm
    Permalink

    S.L.P….. Buena reflexion :O

  • el 22 agosto, 2015 a las 8:22 am
    Permalink

    Y no habéis pensando en la hidratación del cuerpo después de tanto tiempo, exista el coma que exista, y las circunstancias que sean? Menuda noticia para atraer a la gente.. Publicad cosas interesantes y no tantas tonterías!

    • el 3 septiembre, 2015 a las 3:42 pm
      Permalink

      MaTriks, perdona por tardar tanto tiempo en responderte, pero es que estábamos desatascando al pasajero de la noticia con una palanca del Señor de los Anillos. No veas qué trabajera, miarma… Decías?

  • el 31 agosto, 2015 a las 6:32 am
    Permalink

    Porque como el cinturón se adhiere a la cintura del hombre, así hice adherirse a mí a toda la casa de Israel y a toda la casa de Judá–declara el SEÑOR– “a fin de que fueran para mí por pueblo, por renombre, por alabanza y por gloria, pero no escucharon.

  • el 10 julio, 2016 a las 8:10 pm
    Permalink

    Ja, ja, ja …. este es buenísimo, de los mejores, ja, ja, ja … cada vez que lo leo me descojono.

  • el 7 enero, 2017 a las 10:18 am
    Permalink

    No se trata de verdad o mentira, es la realidad de lo q se ha convertido el transporte publico de Sevilla. Gente aburrida q se sube a dar vueltas gratis, ocupando el espacio y la prisa de los q van a trabajar, q terminan por aborrecer el bus.

  • el 31 enero, 2019 a las 12:26 am
    Permalink

    Qué raro que no se despertara al pasar por el Parlamento con los ruidos de los tambores y cornetas de los ensayos de las bandas. Es muy raro todo. Pero aún así me lo creo. Me gustan este tipo de noticias!

Comentarios cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies