Yihadistas de ISIS logran hacerse con la terraza de El Líbano

Los terroristas durante el asedio al parque de El Líbano
Los terroristas durante el asedio al parque de El Líbano

 

Eran las cuatro de la tarde cuando tres yihadistas de largas barbas, vestidos de negro y tapados hasta arriba se plantaron ante la barra del Kiosko-Bar El Líbano diciendo ser la facción trianera de ISIS s. Iban armados con metralletas y navajas de recuerdo de Albacete, bien gordas y con una hoja de más de cuatro dedos. La ofensiva duró aproximadamente 5 minutos, tras lo que lograron tomar el establecimiento y convertirlo a su causa. Primero amenazaron a los camareros con ponerles mirando a la Meca si no sucumbían, por lo que los empleados salieron corriendo hasta el Costurero de la Reina. Los integristas intentaron luego coger algún rehén, pero como a esa hora con el calor que hacía no había nadie en la terraza, capturaron a dos sillas de aluminio de las irrompibles que llevan toda la vida allí. Seguidamente subieron una bandera con unas letras en árabe, que a esta hora aún no se ha confirmado si era un versículo del Corán o el tatuaje de algún futbolista. Tras unos gritos en un dialecto yemení, dieron por conquistada la terraza.

Los terroristas intentaron comunicar su hazaña a la redacción de Al-Jazeera, pero se equivocaron y acabaron contactando con la redacción de Onda Algeciras, en la que no les hicieron ningún caso de lo que decían.

La toma de la terraza duró aproximadamente una hora, en la que los terroristas estuvieron dando vueltas por los jardines colindantes haciéndose selfies de manera amenazante con las cabezas de los bustos que hay repartidos por la zona. Más tarde, un comando del Grupo Especial de Operaciones, GEOS, se plantó en el lugar alertado por los camareros. Tenían rodeados a los tres terroristas cuando apareció el camión de reparto de Cruzcampo por casualidad. En ese momento, los yihadistas, que a esas alturas estaban muertos de sed, se lanzaron a coger botellines y se los bebieron de un trago sin pensáselo dos veces, por lo que se vieron abocados a abandonar sus creencias y entregarse.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies