La OMS concluye que la hora ideal para la primera cerveza son las 13:00 del mediodía

La OMS  en reunión extraordinaria que se producía ayer a las 11:00, concluyo tras una larga serie de deliberaciones y el voto a mano alzada, que la hora ideal para la primera cervecita del día tendría que ser a las 13:00 horas, justo cuando la “tostá” ha bajado más allá del bajo vientre, el “Lorenzo” ande ya pegando fuerte y se abra el estómago a esa “chuminá” varia que tanto nos gusta: “que si los chochitos, las avellanitas, ese bacalati duro de roer que dejó tu abuelo en la misma tasca a ver si tú tenías gónadas de jincártelo.” Como bien anunciaría el mesonero del bar J de Luis Montoto.

Entre los representantes españoles se encontraba el sevillano Antonio Rubia Fresquita, quien lideró el grupo duro que pretendía retrasar la hora a las 12:30, “al menos en temporada estival, coño”, como señalaba insistentemente Rubia sin ningún éxito. La situación llegó a vivir momentos de tensión en los que se pudieron escuchar gritos como “eso es de borracho perdío” “a ti nada más te gusta la menta poleo” o “ansioso, fatiga, que eres un jartible de los cojones”.

La reunión finalizo a las 12:45, momento en el cual algunos de los asistentes corrieron a tomarse una cervecita contraviniendo descaradamente lo acordado esa misma mañana, con la excusa de que tanta charla les había dejado la boca como una alpargata de  un arriero. Total, que con el ejemplo dado por tan relevante organización internacional, el personal se endiñará el alpiste rubio cuando la taberna abra la veda.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies