Divisan hordas de pastores “abajando” por el Cerro del Águila

Anoche el pánico se apoderaba de la población indígena de la Ronda del Tamarguillo, cuando una avalancha de pastores no identificados “abajaban” como si tal cosa por el popular barrio sevillano de El Cerro del Águila. No hubo que lamentar víctimas pero el susto fue muy grande. A más de un lugareño se le salió el corazón por la boca y hubo que hacérselo tragar de nuevo de urgencia.

En el barrio del Cerro nadie explica la aparición repentina de estas hordas rurales, que desprovistas de sus ganaderías, blandían trompetas y tambores que parecían anunciar el fin del mundo. el Apocalipsis de Alcampo.

La muchachada pastoril rompía audífonos y lentes de contacto a su paso, cantando una versión del villancico legendario de las “Nochewinas” más etílicas: “Abajaban los pastores por el cerro de Belén, Abajaban los pastores por el cerro de Belén… ¡Abajaban! ¡Quién? ¡los pastores! ¿por dónde? ¡Por el cerro! ¿de dónde? ¡del Águila!” Era en es en esta última frase cuando la población indígena no sabía dónde meterse y entraba en pánico severo. Los cerroaguileños se arrodillaban a rezar al Pali mirando al cielo, temiendo a cada instante que aquel infierno culminase con una lluvia de peladillas. Por ejemplo.

Las fuerzas de seguridad del estado fueron invocadas en numerosas ocasiones por los vecinos del Cerro, pero no pudieron venir a disolver las hordas pastoriles. Al parcer, andaban todos muy atareados en sus respectivas cenas navideñas gritando sobre Cataluña y machacando sus carnés de Vox encima de los manteles de la suegra.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies