Un grupo de béticos rodea a un sevillista y le hace pasar por debajo del futbolín

Eran las ocho de la tarde en un bar de la Barriada de las Naciones cuando un grupo de béticos contentos por la buena racha que pasa el equipo a pesar de su última derrota ante el Athletic de Bilbao, bueno pues este grupo se acercaba a un sevillista de estos de patillas al que reconocieron primero porque tenía mala cara e iba maldiciendo la marcha de Monchi a Roma y segundo porque tenía en el pecho tatuado el himno de El Arrebato y por detrás la cara de Pastora Soler con todos sus dientes. Uno de ellos le dijo que era un palangana de mala gana y así empezó un intercambio de opiniones entre los aficionados de los distintos equipos.

Seguidamente, los béticos, aprovechando la superioridad numérica y la superioridad en la tabla clasificatoria de la Liga BBVA, obligó con argumentos de una clara superioridad moral al sevillista a pasar por debajo del futbolín del bar, que es lo más degradante que le puede ocurrir a un jugador de este juego, norma que no está escrita, pero que se cumple siempre que uno de los dos bandos se queda a cero.

Los béticos, que en el fondo eran buena gente, le dejaron marchar luego sin más y no se enzarzaron en ninguna bronca y ellos están por encima de esas cosas.

La federación de peñas béticas han hecho un llamamiento a no sobrepasarse estos días si el Betis deja a cero al Sevilla y a no venirse demasiado arriba ya que hay algunos familiares de béticos que tienen la desgracia de tener algún sevillista en la familia y no quieren que estos aficionados tengan que sufrir por culpa de esos rojiblancos que aún no se han dado cuenta de que la verdad es blanca y verde sin ningún género de dudas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies