Antonio Burgos le hará los discursos a Trump de gratis

La pluma más envenenada de la muy leal e invicta et mariana villa de Sevilla, la de Antonio Burgos, cruzará el charco muy pronto para ponerse el servicio del nuevo presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump.

Hace dos semanas, en mitad de la visita que Trump organizó a Sevilla para ponerle unas velitas al Gran Poder -que luego dieron su rédito, oye…- el magnate tuvo la ocasión de conocer al insigne articulista. Fue en la confitería Ochoa de la calle Sierpes. Allí Burgos se encontraba regurgitando unas medias lunas, muy españolas, con cianuro balsámico y un descafeinado máquina, cuando apareció el bueno de Donald e invitó a todo el mundo a una ronda de trufas blancas. Una locura… Burgos, conmovido por tamaña esplendidez fue corriendo al encuentro del magnate, para ofrecerle su pluma cual Excálibur, a la par que se genuflexionaba a lo misa de ocho en San Lorenzo.

"Mi pluma es tuya, Donald".
“Mi pluma es tuya, Donald”.

Trump, ante esta exhibición de chuminá de la Carlota, se le puso la uretra como pepsi-cola, le dijo a su guardaespaldas que se llevaran a Burgos debajo del brazo para Washington “que la vamos a liar parda, pero con barras y estrellas atómicas, my weapon.” El presidente continuó con su peroratilla porque él es mucho de hablar: “Antonio, no te conozco de ná y ya te quiero una jartá… que se ve que tienes todavía más mala leche que mí, mamoña… te pienso de comprá unos braslis de agujeritou…”

El acuerdo al que han llegado ambos personajes es que el articulista del ABESÉ le escribirá a partir de ahora todos los discursos incendiarios con su pluma de cicuta. A cambio, Trump le regalará su nuevo rancho, Colinabo KOrral, para que se monte un parque temático cofrade para los niños de Minessota.

Cuando ambos partía para los EEUU en el jet privado que el americano tenía aparcado en San Pablo, se podía ver a Burgos agarrarlo del brazo con mucha confianza diciéndole: “Quillo, Donald, a ver si deja el facebook de una vez que estás enganchaíto perdío… ¿no ves que sólo sirve para convocar antidemocráticas algaradas de perroflautas, miarma?”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies