2 de cada 3 accidentes de taxi se producen por ir escuchando a Carlos Herrera

El conocido comunicador de la COPE afincado en Sevilla, Carlos Herrera, y sus encendidos discursos y  proclamas se adivinan como el principal origen de la siniestralidad de los profesionales del volante en las vías hispalenses. Al popular locutor, natural de Cuevas de Almanzora (Almería), le siguen otros motivos como los baches de toda la vida y los peatones bonzo como Manolita, nuestra simpática taquígrafa que asegura cruzar la calzada “por donde me sale de la petunia”.

Estas estadísticas vienen dadas por el ‘Instituto del Taxista Renacentista’, siempre preocupado por los avatares de este gremio, tan fundamental en la vida de los sevillanos que aún no andan tiesos  y de todos aquellos forasteros que se aventuran a transportarse en taxi por la ciudad de Rinconete. De este mismo estudio se desprende que la última vez que un locutor de radio ocupaba el primer puesto de tan triste ránking fue “cuando Jiménez Losantos largaba lo más grande desde la COPE. Por entonces aconsejábamos a nuestro gremio que sintonizaran Radio Olé o Cadena Dial. Estuvimos incluso muy cerca de encargar un himno a Perlita de Huelva que se llamara ‘No sintonices a Losantos, papá’.” – Sostiene Monipodio Cortadillo, presidente de la citada institutución-.

Este tipo de accidentes se dan por distracción o ceguera repentina y suelen venir precedidos de un “¡claro, coño!” o “¡yo me cago en…!” acompasados con manotazo al volante o al salpicadero. Es en ese momento de pasión desmedida cuando el amigo taxista pierde momentáneamente el control de su vehículo, llegando a reliarse con su cadenita de la virgen del Rocío o demás parafernalia bética o sevillista colgante del retrovisor. Ya en la colisión, que por fortuna no suele traer mayores consecuencias que las relativas a este tipo de accidentes, es cuando “el taxista sufre el síndrome de San Pablo y siente la luz de las ondas, quedando ligado de por vida a la voz que escuchaba en el instante del siniestró”- manifiesta el presidente del Instituto del Taxista Renacentista-. “A partir de ahí, el profesional deja fijo el dial hasta la entrega de la cuchara o hasta que el médico le mande escuchar el programa matinal de Tom Martín Benítez en Canal Sur, ‘Andalucía de gominola’. Para mí este último es mucho más peligroso, porque es que me deja roque. Directamente”. – concluye  Cortadillo-.

4 comentarios sobre “2 de cada 3 accidentes de taxi se producen por ir escuchando a Carlos Herrera

Comentarios cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies